Buscar

El caso de Phineas Gage: Los inicios de la Neuropsicología

¡Hola a todxs!, hoy hablaremos sobre una rama de la psicología, la neuropsicología que es el estudio de las relaciones entre la conducta y el cerebro, prestando especial atención a las consecuencias que provocan las lesiones cerebrales sobre las funciones cognitivas (atención, sensación, percepción, memoria) y el comportamiento. Es decir, estudia qué es lo que sucede con nuestro cerebro.



Les quiero contar sobre un caso muy interesante, que marcó una pauta en el estudio de este órgano tan importante y sus funciones. Este caso es de más de 100 años, por lo que cabe mencionar que en esos tiempos el estudio del cerebro era mínimo, no se contaba con información concreta sobre sus funciones.


Para lograr contar su historia, vamos a conocer un poco acerca de cómo se divide nuestro cerebro. Existen cuatro lóbulos cerebrales: el lóbulo parietal, lóbulo temporal, lóbulo occipital y lóbulo frontal, cada uno cuenta con sus funciones básicas, de las cuales te brindare un breve resumen muy general, ya que es un tema demasiado extenso y complejo.

• Frontal: Uno de los lóbulos más estudiados, ya que, en esta parte de nuestro cerebro se procesan las funciones ejecutivas, estas son un conjunto de habilidades que regulan, supervisan y ejecutan el comportamiento necesario para alcanzar alguna meta, estas funciones son necesarias para planificar, organizar, guía, revisar y regularizar nuestra conducta, por esto el estudio de este lóbulo es sumamente relevante. Te mencionaré solo algunas de las funciones ejecutivas: planificación, toma de decisiones, resolución de problemas, capacidad de regular emociones y flexibilidad cognitiva.

• Parietal: Es el encargado de identificar la información de nuestros sentidos; y de del reconocimiento del espacio, entender en dónde estamos ubicados.

• Occipital: Se encarga básicamente de nuestra visión, procesa la información visual que recibimos  y esta información es enviada a diferentes lóbulos para lograr comprenderla.

• Temporal: Juega un papel muy importante en el procesamiento de la información auditiva y nos ayuda a comprender el lenguaje. También está relacionado con la memoria y el afecto. 




Bueno ahora que ya hablamos un poco sobre las funciones generales de cada lóbulo, es más fácil comprender el siguiente caso:


Phineas Gage, era un joven de 25 años, que trabajaba para un ferrocarril en la ciudad de Vermont, Nueva Inglaterra en el año de 1848.

Su historia comienza en un día de trabajo normal, él trabajaba manipulando pólvora y barras de hierro, pero en una de las veces que intentaba despejar el camino,  su carga explotó y la barra de hierro salió disparada hacia el, pasando por debajo de su ojo izquierdo y saliendo por el centro de su cráneo.

Phineas sobrevivió a este accidente, sin embargo, perdió su ojo izquierdo. A las semanas logró recuperarse, pudo reconocer a sus familiares; no perdió el habla y contaba con movimiento corporal funcional, por lo que a primera instancia no hubo ninguna afectación cerebral reconocible para los médicos que lo atendían, así que a un año de su accidente se le dio de alta. 

El joven pudo volver a su trabajo, al tiempo los compañeros de Gage, que trabajaron con él anteriormente, empezaron a notar cambios en la personalidad de Phineas; ya no era una persona amable y cordial, ahora se comportaba totalmente diferente a como se le conocía antes de su accidente, se volvió una persona grosera, impulsiva, sin control de sus emociones y violento.

Su importancia para la neuropsicología radica en que, con el caso de este joven se logró encontrar relación entre el lóbulo frontal y la regularización de emociones, toma de decisiones, resolución de problemas y cambios conductuales, por lo que marcó la pauta para la investigación de las funciones de cada estructura cerebral y su relación con la conducta de la persona.


Redactado por: María Andrea Pérez.



258 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo